Dolor de garganta: síntomas, causas y mejores remedios naturales

Hace tiempo que llegó la temporada de frío y cada vez más personas padecen dolores de garganta, una molestia que seguramente empeorará cada vez más si no se trata a tiempo. En este post hablaré sobre los diferentes tipos de dolores de garganta, los principales síntomas, las causas y los mejores remedios naturales que son efectivos tanto para prevenir como para tratar los dolores de garganta.

Causas del dolor de garganta

El dolor de garganta es la dolencia clásica del invierno y también está relacionado con el período de cambio de estación, cuando las defensas inmunitarias son más débiles y el organismo se ve sometido al ataque de virus, bacterias o alergias.

Por tanto, las principales causas de este trastorno son:

1 – Virus

Aquí hablamos de:

  • virus típicos del resfriado, tales como rinovirus, coronavirus, virus de la parainfluenza, virus sincitial respiratorio, adenovirus, enterovirus y metapneumovirus;
  • virus de la gripe;
  • el virus de Epstein-Barr, que causa mononucleosis;
  • el virus de la varicela (de la familia del virus del herpes);
  • el virus del sarampión, etc.

2 – Una infección bacteriana

Existen varias bacterias que pueden causar inflamación y dolor de garganta, entre estas se encuentran:

  • estreptococos – bacterias gram positivas, que normalmente pueblan las membranas mucosas del organismo, pero que en ocasiones pueden volverse patógenas y atacar al organismo;
  • estafilococos – bacterias gram positivas, normalmente presentes en nuestra piel y mucosas, y que en ocasiones pueden volverse patógenas y provocar infecciones.
  • Haemophilus influenzae – una bacteria gramnegativa, particularmente peligrosa para los niños.
  • Bordetella tos ferina – una bacteria gramnegativa responsable de la tos ferina;
  • Neisseria Gonorrhoeae – una bacteria responsable de la gonorrea, una enfermedad de transmisión sexual;
  • Mycoplasma pneumoniae – una bacteria que se encuentra comúnmente en el tracto genitourinario de algunos hombres y mujeres, especialmente los sexualmente activos y que en ocasiones puede volverse patógena, infectando también las membranas mucosas de la garganta tras prácticas de sexo oral sin protección, como en el caso Neisseria Gonorrhoeae u otras infecciones de transmisión sexual.

3 – Reflujo gastroesofágico

En este caso los jugos gástricos que suben desde el estómago hacia el esófago pueden llegar a inflamar las mucosas, provocando un molesto dolor de garganta.

4 – Reacciones alérgicas

Estos no son solo síntomas de alergias estacionales, causadas por la exposición al polen, sino también alergias causadas por el contacto con mascotas, moho o polvo.

5 – Exposición a productos químicos tóxicos

Incluso una exposición más o menos prolongada a sustancias químicas tóxicas, tanto en el lugar de trabajo como en el hogar, puede irritar las mucosas de la garganta y provocar los síntomas de dolor de garganta.

El humo del cigarrillo y los agentes atmosféricos contaminantes también pueden causar dolor de garganta.

6 – La calefacción

En habitaciones con calefacción, el aire puede volverse demasiado seco y, si se inhala durante varias horas, puede inflamar la garganta.

7 – Sobreesfuerzo de los músculos de la garganta.

Como cualquier otro músculo de nuestro cuerpo, los músculos de la garganta también pueden inflamarse debido a un esfuerzo excesivo, como hablar durante mucho tiempo o gritar. Algunos profesionales, como los profesores, suelen sufrir este tipo de dolor de garganta.

8 – Tumores

El dolor de garganta a veces puede convertirse en un síntoma de cáncer de faringe, laringe o lengua.

9 – Sinusitis crónica

Aquellos que sufren de sinusitis crónica (inflamación de los senos paranasales y de los senos nasales) son más vulnerables a desarrollar también la inflamación del revestimiento de la garganta.

10 – Defensas inmunes bajas

Las personas inmunodeprimidas que ya padecen una enfermedad crónica (como el SIDA o la diabetes) o que se someten a quimioterapia o toman medicamentos inmunosupresores se vuelven más vulnerables al ataque de patógenos.

Los 4 tipos de dolor de garganta

Según los órganos afectados, existen 4 tipos de dolor de garganta:

1 – Faringitis

La faringe es el tramo de la garganta que conecta la boca con el esófago. La inflamación de este canal puede causar dolor de garganta. Este tipo de dolor de garganta es un síntoma muy común de un resfriado. Dado que la faringe es el primer tracto del tracto respiratorio superior, está sujeta a ataques de patógenos.

Otros síntomas que pueden acompañar a la faringitis: sensación de hormigueo, fiebre, agrandamiento de las amígdalas y los ganglios linfáticos del cuello, placas blanquecinas en la mucosa, malestar general, etc.

2 – Laringitis

La laringe conecta la faringe con la tráquea. Las cuerdas vocales también se encuentran aquí y, a menudo, cuando la laringe se inflama, también podemos presenciar un descenso de la voz.

Otros síntomas que pueden acompañar a la laringitis: ronquera, tos seca.

3 – Traqueítis

Este es el último tramo de la garganta, que llega a los bronquios. La tráquea puede inflamarse cuando se infecta con gérmenes que pasan a través de la faringe y la laringe.

Otros síntomas que pueden acompañar a la traqueítis: tos inicialmente seca, que luego se vuelve «grasosa»; flema, ardor en el pecho y área retroesternal, malestar general, dificultad para respirar. Si no se trata, puede extenderse a los bronquios.

4 – Amigdalitis

Las amígdalas son parte del sistema linfático y son dos pequeños órganos ubicados a los lados de la garganta que pueden inflamarse si son atacados por virus o bacterias.

Otros síntomas que pueden acompañar a la amigdalitis: dificultad para tragar, fiebre, tos, ojos llorosos, dolor de cabeza, manchas blanquecinas o de color blanco amarillento en las amígdalas.

Los mejores remedios naturales para tratar y prevenir el dolor de garganta

dolor de garganta de miel

Muchas personas recurren de inmediato al uso de antibióticos para tratar los dolores de garganta, pero esto puede tener consecuencias negativas, porque los antibióticos (especialmente si se usan de manera inadecuada) pueden crear un terreno fértil para otras infecciones, problemas hepáticos, desequilibrios del ecosistema. microbiano vaginal e intestinal, y puede debilitar aún más las defensas inmunológicas.

En la mayoría de los casos, los dolores de garganta pueden tratarse eficazmente con los muchos remedios que la propia naturaleza pone a nuestra disposición. A continuación, presentamos algunos:

1 – Hacer gárgaras con agua tibia con sal y bicarbonato o, alternativamente, con agua y jugo de limón.

Disuelva una cucharadita rasa de bicarbonato de sodio y una cucharadita rasa de sal fina en un vaso de agua caliente. Alternativamente, puede agregar el jugo de medio limón. Haga gárgaras al menos 3 veces al día.

2 – Infusión de clavo

Hierva una cucharadita de clavo en una taza de agua durante unos 15 minutos.

Los clavos tienen una acción antibacteriana y anestésica. Si el sabor de la infusión es demasiado fuerte, se puede endulzar con miel o se puede usar para hacer gárgaras en lugar de beber.

3 – Miel +

La miel es un verdadero regalo de la naturaleza. Su uso es fundamental no solo para fortalecer el sistema inmunológico, sino también como antibiótico natural.

Se puede comer solo (1/2 – 1 cucharadita 3 veces al día) o mezclado con canela, cúrcuma o vinagre de sidra de manzana. Estos ingredientes actuarán sobre la inflamación y aliviarán el dolor. La miel también es muy útil para prevenir dolencias como el dolor de garganta, ya que actúa sobre el sistema inmunológico fortaleciéndolo.

4 – Propóleo

El propóleo tiene una acción balsámica y antibiótica. Utilizado junto con la miel y el limón, se convierte en una auténtica bomba contra los dolores de garganta y las dolencias invernales en general. El extracto de propóleo se disuelve en una taza de agua, se le agrega miel y jugo de limón y ¡listo! También para ser utilizado como medida preventiva, especialmente cuando ya padece alguna patología crónica.

Siga leyendo, más adelante le contaré sobre el producto infalible que he estado usando durante años contra síntomas como dolor de garganta y que también contiene estos tres ingredientes.

5 – Las infusiones

Las infusiones se pueden preparar con hierbas individuales o con mezclas de hierbas, para obtener un efecto sinérgico aún más fuerte. Estas son algunas de las hierbas medicinales más adecuadas en caso de dolor de garganta:

  • Color de malva – con propiedades hidratantes y antiinflamatorias; rico en mucílagos, recubre y protege las mucosas.
  • Erisimo – de la acción antiinflamatoria y antiséptica; también se le llama «la hierba de los cantantes» y está indicada sobre todo en casos de afonía y disfonía, como consecuencia de faringitis, laringitis o traqueítis.
  • Altea – con propiedades emolientes, calmantes y protectoras. También es un fuerte descongestionante y antiséptico.
  • Hisopo – con propiedades balsámicas y expectorantes.
  • Karkadè – muy rico en vitamina C y mucílagos. Tiene acción antiséptica, antioxidante, vitamínica, calmante y antigripal.
  • Sabio – con acción antiséptica y balsámica, útil en presencia de flemas y tos.

6 – Aceites esenciales

Los aceites esenciales contienen todas las propiedades beneficiosas de los remedios naturales que mencioné en los primeros 5 puntos. Soy un real concentrado de bienestar, que puede ser útil no solo para tratar un trastorno como el dolor de garganta, sino también para prevenir y fortalecer el sistema inmunológico.

Entre los aceites esenciales más adecuados para los dolores de garganta se encuentran:

  • Aceite esencial de limón – acción antibacteriana y antioxidante;
  • Aceite esencial de clavel – acción antibacteriana y anestésica;
  • Aceite esencial de melaleuca (Árbol del té) – acción antimicrobiana;
  • Aceite esencial de eucalipto – acción antibacteriana y balsámica;
  • Aceite esencial de tomillo – acción antibacteriana;
  • Aceite esencial de lavanda – acción antiinflamatoria, antimicrobiana y antioxidante;
  • Aceite esencial de jengibre – acción antiinflamatoria;
  • Aceite esencial de menta – acción refrescante y antibacteriana;
  • Aceite esencial de incienso (Incienso) – calmante, antiséptico, antiinflamatorio y útil para fortalecer las defensas inmunológicas.

Los aceites esenciales se pueden utilizar de varias formas:

  • haga gárgaras (agregue unas gotas a medio vaso de agua ligeramente tibia);
  • agregue unas gotas a las infusiones o infusiones de hierbas;
  • hacer fumigaciones;
  • inhalar directamente de las manos o de un pañuelo;
  • difundir en el aire con la ayuda de un difusor;
  • tomar baños relajantes, etc.

Siempre es recomendable utilizar aceites esenciales puros, orgánicos certificados y de grado terapéutico. Personalmente, solo uso aceites esenciales doTERRA, a los que me someto cinco métodos analíticos diferentes que aseguran su pureza (compuesta exclusivamente por componentes aromáticos volátiles de una planta) y potencia (los extractos tienen una composición química consistente de lote a lote).

Vamos AQUÍ para aprender más o déjame un comentario debajo del artículo si estás interesado en comprarlos a un precio subvencionado.

Producto recomendado:

Para aquellos que no tienen el tiempo y la paciencia para usar los remedios naturales que he enumerado anteriormente, existe una solución igualmente efectiva y práctica y se llama Apix Sedigola spray para la garganta fuerte.

Es un spray para la garganta, formulado exclusivamente con ingredientes naturales, como:

  • Propóleos;
  • Extracto de semilla de pomelo;
  • Miel;
  • Astrágalo;
  • Erisimo;
  • Sabio;
  • aceites esenciales de Menta, Eucalipto y Canela;
  • ácido hialurónico.

Es un producto realmente estupendo, que también puede ser utilizado por niños y es muy eficaz tanto para tratar el dolor de garganta como para prevenirlo. De hecho, a menudo uso el spray Sedigola antes de salir de casa para …